Con la tecnología de Blogger.

Elegir colegio, una difícil decisión


La elección de colegio para nuestros hijos e hijas es una de las decisiones que más nos cuesta tomar. Siempre queremos que sea el mejor colegio para ellos, pero “lo mejor” no es igual para todos.

Yo no hacía los deberes


Yo no hacía los deberes, era ese tipo de alumna que no atendía en clase, que se sentaba con el culo torcido en la silla, que hablaba por los codos y que comía mal en el comedor.

El gran juego de las sílabas





Hace casi 10 años que aprobé la oposición de magisterio, y por fin tenía mi clase, mis alumnos y la posibilidad de emplear mi propia metodología. Una de las cosas que tenía clara era que quería potenciar el trabajo manipulativo y necesitaba crear materiales de la nada y sin experiencia.

Mi primera creación fue este juego. “EL GRAN JUEGO DE LA SÍLABAS

POLLO AL HORNO



La receta de hoy es rica, sana y bonita. Sí, bonita, porque este pollo al horno queda precioso en una mesa, más bonito queda en el plato, y no os digo cómo sienta en el estómago.

La fruta hecha arte




Llevo varios años observando los hábitos de alimentación de mis alumnos y alumnas. Lamentablemente, su alimentación está basada en productos llenos de grasas saturadas, con alto contenido en azúcares y con dudosos valores nutricionales.

Como maestra me veo en la obligación de tratar de cambiar estos hábitos, enseñando los beneficios de una alimentación sana, dando ejemplo y completando su formación. Pero me he dado cuenta, de que por mucho que trate de inculcar estos hábitos, no consigo ganar terreno. Desde las familias no se fomenta este tipo de alimentación y esto hace que los niños y niñas, sigan rechazando las frutas y las verduras de manera sistemática.

Pan sin gluten


Llevo un año intentando hacer un pan sin gluten que me guste, y creo que por fin he dado con la combinación perfecta, después de innumerables intentos y unas cuantas hornadas a la basura…

Bien, así es cómo yo lo hago:

Mi Refugio




Todavía no sé por qué se le llama campo a un lugar sin flores. No entiendo cómo se puede llamar “refugio” al desamparo. Ni que este camino fuera la huida de lo que me encontré en él.

Subir