Un beso en la frente



Resulta que te necesito yo a ti más que tú a mí. Que no me doy cuenta de que me proteges y me cuidas más de lo que te protejo o te cuido yo. Te doy de comer, te visto por las mañanas, te ayudo a lavarte los dientes y a sentarte en la silla. Te leo cuentos y jugamos a la pelota. Te enseño los colores, los días de la semana, los cambios de clima y algunos números. Te doy a probar sabores nuevos, te arropo por las noches y te abrazo en tus miedos. Cantamos canciones y hacemos castillos de arena.
Y de repente llega un día en el que, sin decirte nada, me sostienes la cara y me besas en la frente. Diciéndome en tu idioma: “yo también estoy aquí para ti, para cuidarte y protegerte, para abrazarte en tus miedos y construir nuestro futuro”
Y con menos de dos años te conviertes en un indispensable en mi vida. Gracias, mi amor, por ese beso en la frente que hablaba por sí mismo.

1
Subir