Mi Refugio




Todavía no sé por qué se le llama campo a un lugar sin flores. No entiendo cómo se puede llamar “refugio” al desamparo. Ni que este camino fuera la huida de lo que me encontré en él.

0
Subir